Astenia otoñal, ¿cómo afecta el cambio de estación? 

Astenia otoñal, ¿cómo afecta el cambio de estación? 

El otoño ya está aquí. Una de las épocas más frías del calendario acaba de hacer acto de presencia, dispuesta a modificar muchos de nuestros hábitos de vida. La llegada del otoño puede llegar a provocar una rara sensación de desazón, tristeza y apatía a muchas personas. Es lo que se conoce como astenia o cambio de estación. ¿Por qué se produce y cómo podemos superarla?

Cuando oímos hablar de la palabra astenia, enseguida viene a nuestra mente la famosa astenia primaveral protagonizada en gran parte por el gran número de alergias que se suceden durante esta época del año y que puede incluso poner en jaque la salud y el estado físico de quienes la sufren. Sin embargo la llegada del otoño también tiene sus propias consecuencias en nuestro organismo, algo que se conoce como astenia otoñal. No a todo el mundo le ocurre pero los más sensibles a los cambios pueden llegar a pasarlo realmente mal durante las primeras semanas de cambio de estación hasta que su cuerpo y mente vuelven a encontrar el equilibrio. 

¿Cómo identificar la astenia otoñal? 

Por lo general quienes la sufren son los más reacios a la llegada del mal tiempo. Se muestran incluso hasta enfadados por el fin del verano. Se notan más cansados, apáticos e incluso pesimistas, pudiendo entrar en una fase pre-depresiva agudizada por la tristeza, la irritabilidad, el mal humor, la falta de concentración en el trabajo e incluso trastornos de la alimentación. Y cómo no, el sueño es uno de los más perjudicados pudiendo aparecer a partes iguales insomnio o falta de sueño, e incluso hipersomnia, es decir la necesidad de dormir demasiado. 

¿Por qué se produce la astenia otoñal? 

La astenia otoñal tiene su origen, qué duda cabe, en el fin del verano. ¿Y esto qué significa? El fin de una etapa de descanso para muchas personas repleta de buenos momentos. El tener que pensar volver al trabajo, a ver a compañeros que quizás no apetece ver, reuniones, madrugones, estrés también en casa y con los hijos, la llegada del frío, poco a poco la presencia de menos horas de luz…  la astenia otoñal a diferencia de la astenia primaveral es que ésta no está condicionada por factores ambientales -al menos no totalmente- si no en factores psicológicos que deben sí o sí superarse. Los especialistas hablan de unas 3 semanas lo que la persona tarda en acostumbrarse a la llegada del otoño. 

Es importante saber que una de las principales responsables de esta alteración es la melatonina. La hormona encargada de regular el sueño además de la temperatura corporal. Su producción aumenta con la reducción de la luz solar y este incremento provoca una bajada de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad. El resultado de mayores niveles de melatonina y menores de serotonina es la aparición de la apatía, el cansancio, la somnolencia o la tristeza anteriormente mencionadas. 

¿Cómo superar la astenia otoñal? 

A la hora de superar la astenia otoñal es importante es el descanso, es decir dormir lo necesario para estar relajado y poder enfrentarse al día a día con éxito. Es importante adaptarse a las horas de luz solar y seguir una dieta equilibrada donde abunden frutas y verduras. Y ojo, un aspecto muy importante para superar la astenia otoñal es buscar planes de ocio interesantes que nos ayuden a dejar de “odiar el otoño” como por ejemplo planear jornadas con la familia y amigos o planificar viajes y excursiones adaptadas a esta nueva estación. 

 

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *