¿CÓMO EVALUAR EL SUEÑO? PRUEBAS EXISTENTES

¿CÓMO EVALUAR EL SUEÑO? PRUEBAS EXISTENTES

¿Cómo evaluamos el sueño? 

Dormir siete u ocho horas al día no significa dormir bien. Sí, dormimos las horas fisiológicamente necesarias pero, ¿las aprovechamos? ¿descansamos de verdad?

¿Cómo saber si nuestro periodo de sueño es de calidad?

Existen algunas pruebas para poder medirlo y cuantificarlo. Te las presentamos. (LEER MÁS) 

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) más de 4.000.000 de españoles sufren insomnio crónico e incluso hasta el 35% de la población padece periodos de insomnio donde las noches en vela se repiten durante varias jornadas. Frecuentemente pensamos en estas personas cuando nos referimos a aquellas que duermen mal. Gran error. Cualquier persona sin insomnio puede estar durmiendo de forma errónea sin saberlo. Existen pruebas para evaluar el sueño que merece la pena conocer. 

Está claro que, en ocasiones, el dormir mal está asociado a alguna enfermedad o dolencia específica, como puede ser la apnea del sueño. Un trastorno común donde la persona que lo sufre hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño y donde su vida puede correr peligro. Pero en otras personas puede no ocurrir ningún problema a simple vista y también dormir las siete u ocho diarias aconsejadas. Si es así, ¿por qué la calidad del sueño es mala? ¿cómo podemos saberlo? 

Polisomnografía 

Se trata de una de las pruebas para evaluar la calidad del sueño más eficaces. En ella se registra la actividad cerebral, el ritmo cardiaco, la actividad muscular, los niveles de oxígeno en sangre mientras dormimos, la respiración… 

Es una prueba que debe realizar durante la noche  y por norma general en una Unidad del Sueño especializada no sin antes preparar al paciente para ello previamente. A éste se le colocan una serie de sensores en el cuero cabelludo y otros por la cara y el cuerpo para analizar todos los factores anteriormente nombrados.  

Es un estudio que generalmente dura entre ocho y nueve horas, y al levantarse, se le retiran los sensores y éste puede continuar su vida normal a esperas de los resultados. 

Test de latencia múltiple o MSLT 

Es una evaluación centrada en analizar la somnolencia diurna excesiva y requiere de la realización de una polisomnografía la noche anterior. El objetivo de tener que realizar es que se excluyan trastornos que puedan explicar la somnolencia como como puede ser la apnea del sueño o el síndrome de piernas inquietas, entre otras. 

Este test se realiza durante el día donde la persona queda acostada en una habitación sin luz y debe hacer todo el esfuerzo posible para no dormirse. La latencia del suelo es el tiempo que tarda una persona en dormirse y es lo que se mide también en cada test, que debe realizarse cinco veces en un día. 

Test repetido de vigilia sostenida o RTSW 

En este test para evaluar la calidad del sueño, se coloca a la persona a analizar en una habitación sin ruidos y con poca iluminación, y se le obliga a que permanezca despierto. Una acción que se repite varias veces durante el día y se mide la capacidad individual para mantener la vigilia. 

Test Epworth 

La prueba de sueño de Epworth fue desarrollada por el Dr. Murray Johns en Australia y es ampliamente usada por profesionales del sueño de todo el mundo para medir problemas de falta de sueño. 

Evalúa con que frecuencia te sientes somnoliento/a y te quedas dormido/a, en lugar de sólo sentirte cansado/a, se puntúa del 0 al 3 según si no te quedas dormido/a hasta Alta posibilidad de quedarte dormido/a. Suma los resultados obtenidos. 

Si el Resultado Total es mayor de 10, se debería considerar consultar a un Especialista en Sueño. 

Cuestionario Stop Bank 

No es el único pero sí el más eficaz con una sensibilidad del 93% al 100% según estudios y con una especificidad del 43%. Así podemos decir que si el cuestionario es negativo el paciente no tiene SAOS con seguridad, y que sí lo tiene en la mitad de casos que resulte positivo, pero dado el riesgo que representa en quirófano este síndrome parece mejor ser precavidos en exceso que pecar de confiados. 

El cuestionario se compone de 4 preguntas y 4 exámenes exploratorios que en inglés forman el acrónimo STOP-BANG: 

S – noring 

– ¿Ronca tan alto que incluso podría escucharse desde otra habitación? SI / NO 

T – ired 

– ¿Con frecuencia se encuentra fatigado o somnoliento durante el día? SI / NO 

O – bserved 

– ¿Ha observado alguien que haga pausas al respirar mientras duerme? SI / NO 

P – ressure 

– ¿Ha sido o es tratado de hipertensión arterial? SI / NO 

B – MI 

– IMC mayor de 35 kg/m2 SI / NO 

A – GE 

– Edad mayor de 50 años SI / NO 

N –eck 

– Circunferencia cervical mayor de 40 cms SI / NO 

G – ender 

– Género masculino SI / NO 

3 o más respuestas afirmativas indican un riesgo de casi 50% de padecer SAOS mientras que si las respuestas son 2 o menos el riesgo es casi nulo. 

 

Cuestionarios 

También existen diferentes cuestionarios realizados por profesionales e institutos especializados destinados a evaluar el sueño como puede ser el Cuestionario Pittsburgh Calidad del Sueño o el Cuestionario Funcionales del Sueño (FOSQ), entre otros. 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *