¿Humidificación SI o NO?

Kit Somnos

¿Humidificación SI o NO?

¿Nos es útil conocer la humedad relativa? ¿Si vivo cerca del mar no hace falta humidificación extra con mi cpap? La humidificación es importante aunque no sintamos tener la boca seca, os explicamos porqué.

¿Quién no recuerda alguna vez, cuando éramos pequeños y se encendían las estufas, dejar un vaso de agua en la habitación durante la noche para evitar que se resecara la garganta? ¿O cuando estábamos congestionados y  debíamos hacer unos vapores de agua con eucaliptus antes de acostarnos? Estas eran algunas de las prácticas habituales si no queríamos renunciar a dormir con la calefacción encendida durante la noche.

La humidificación del la habitación es una aspecto importante a tener en cuenta tanto si vivimos al lado del mar o en la montaña.  Este punto cobra aun más importancia si eres usuario de cpap.

La humedad relativa, expresada en tanto por ciento, es nuestro valor de referencia. Se considera una humedad baja los valores inferiores al 40% y una humedad alta por encima del 70%.  La humedad relativa ideal que debe haber en nuestra habitación, y en nuestra casa, tiene que moverse en este 30% de rango.

 ¿Qué pasa si nuestra habitación es excesivamente húmeda?  Entonces estamos abonando el terreno para la proliferación de ácaros y moho y esto puede ser fatal para las personas alérgicas, asmáticas o con insuficiencia respiratoria. Así mismo, se acrecienta la sensación térmica de frío.

¿Y si la habitación es muy seca? Nos levantaremos con un inevitable e incómodo dolor de garganta, carraspeo, dolor de cabeza, etc. Nuestro cuerpo no transpira bien y dejamos una puerta abierta para la entrada de patógenos en nuestro cuerpo.

Una vez que sabemos que la humedad relativa de la estancia en la cual dormimos es importante, ¿por qué lo es más aun si llevamos cpap?

La cpap insufla un flujo de aire a presión positiva continua o variable dentro de nuestras vías respiratorias altas. Este flujo de aire que circula por nuestra vía aérea superior va a producir  una alteración de la mucosa que recubre las paredes de la narina, oro faringe y tráquea. Esta alteración se traduce en sequedad, dicho de otra forma, en carraspeo, boca seca, dolor al tragar saliva, faringitis e incluso formación de pequeños coágulos de sangre a nivel nasal.

Estos inconvenientes están contemplados como posibles efectos secundarios al inicio del tratamiento con cpap; totalmente evitables si se añade la humidificación extra que disponen los equipos. ¿Y no es suficiente si mi dormitorio está a un nivel de humedad óptimo o tengo un humidificador ambiente? La respuesta es No.

El accesorio de humidificación de los equipos es para asegurar que el paciente respira el porcentaje de vapor de agua correcto, independiente de la humedad o temperatura ambiente. Los humidificadores tienen sensores que gradúan automáticamente  la cantidad de vapor de agua que insuflan al paciente. La graduación se hace en base la cantidad y temperatura del flujo de aire inhalado por el paciente y la temperatura/humedad ambiente de la habitación. Así mismo estos kits humidificadores incorporan un tubo climatizado que tiene como objetivo aumentar el confort del paciente, calentando ligeramente el flujo de aire circulante una vez humidificado. La climatización del tubo asegura que no se condense el vapor de agua en la mascarilla.

El kit de humidificación generalmente se ofrece en calidad de accesorio, salvo prescripción médica. Pero esta tendencia está cambiando y cada vez son más los médicos que lo prescriben des de un primer momento, dado su eficacia y mejora del confort del paciente.

No olvides que el uso de la humidificación con el cpap conlleva una serie de precauciones en cuanto a su utilización y cuidado. Una buena higiene es fundamental para evitar la proliferación, por ejemplo, de esporas en el depósito y éste debe rellenarse con agua destilada o desmineralizada y renovarla cada noche de uso.

Share this post